viernes, 10 de enero de 2014

27 historias para tomar la sopa... para desayunar, para merendar, para cenar...

Los cuentos no son sólo para contar a la hora de ir a dormir, se pueden contar en muchas ocasiones, especialmente a la hora de comer, si el niño o niña remolonea y no quiere la sopa, pues dale cuento y se comerá la sopa sin darse cuenta. Así que aquí os recomiendo un libro con 27 sopas, digo con 27 historias para tomar la sopa.

27 historias para tomar la sopa. Úrsula Wölfel. Ilustraciones de Bernasconi. Kalandraka, 2009
"Aunque a la sopa le falte sal, siempre la podremos hacer más sabrosa contando una historia. Y si son 27, mucho más sabor."
Así empieza este libro de la editorial Kalandraka que fue publicado por primera vez en España en 1978. Las historias de Úrsula Wölfel no han pasado de moda y cualquier niño puede disfrutar con ellas mientras se toma la sopa (o el desayuno, o la merienda, o la cena...) Ante el reto de la madre para que su niño se tome la sopa, se inventa estas 27 historias que pueden crear otras tantas más.

En este libro de la colección 7 leguas encontraréis historias fascinantes de animales generosos, de niños que quieren coger un globo y se ayudan mutuamente, del pato que quería saber como era la noche pero luego le dio miedo la oscuridad, de la vaca que ya no le apetecía comer hierba,... Historias breves con las que divertir hasta el más desganado de los niños o adultos.
27 historias, además, ilustradas por el argentino Pablo Bernasconi que fue seleccionado por el Archivo Luezer de Alemania entre los 200 mejores ilustradores del mundo en el año 2005.
http://www.pbernasconi.com.ar/portfoliopag/books/5_1.htm

Un libro que invita a contarse, a leerse y a ser releído en muchas ocasiones, un libro para muchos momentos, para compartir o para leer sólo. Un libro con muchas historias, un libro con muchas situaciones para ocasiones diferentes, aunque la receta indicada sea para tomar la sopa. 27 historias cocinadas como la sopa que haría mamá, con cariño.
"El gato que comía flan de chocolate, la liebre que salvó a las demás de los cazadores gracias a la agudeza de sus grandes orejas, los avatares de un cochecito de juguete que se coló en las galerías subterráneas de untopo... Úrsula Wölfel demuestra en este libro su habilidad para conectar con la sensibilidad infantil y atraer su atención."
Más información de la editorial aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada