lunes, 20 de enero de 2014

Los guardines del equilibrio: La balanza, Alberto Porta

Shalakalibros, 2013
París, 1945. En un mundo devastado por la guerra, el Equilibrio amenaza con romperse. Hugo es el cuarto hijo de la familia Maulen y como sus hermanos mayores ha sido entrenado como guardián.
Le guste o no, ha nacido para mantener el orden en un mundo caótico y lleno de peligros que amenazan la misión de la Hermandad. Pero algo más terrorífico puede acabar con todo aquello por lo que los guardianes luchan, y solo Hugo, aunque él no lo sabe, podrá impedirlo.
Alberto Porta nos traslada a un momento histórico real, el final de la Segunda Guerra Mundial, pero desde una perspectiva fantástica y de ficción fabulosa. Toda la historia se mantiene entre una balanza, como el título, entre lo fantástico y lo real, porque, en mi opinión muchas de las explicaciones que se dan a estos guardianes del equilibrio, a su historia y a su transcurso de ella, todo, tiene algo que nos recuerda al mundo presente y a todo lo que ha ocurrido a lo largo de la historia. Intentaré explicarme.

Los guardianes de esta novela existen porque "el mundo se rige por una balanza que mantiene el Equilibrio entre el bien y el mal. Pero ella sola no puede controlar todo lo que nos envuelve, por eso existimos nosotros, los guardianes del equilibrio. Nacemos con ciertos poderes gracias a la Balanza."
"... nuestro antepasados investigaron hasta descubrir la ley del Equilibrio."
"La teoría de que el mundo se rige por una balanza no es tan descabellada. Quizás Dios no sea una entidad inteligente tal y como nos lo hacen creer en las religiones. Posiblemente, si existe Dios, sea la misma madre naturaleza. La que guía y la que también castiga. Ella puede ser como un libro donde absolutamente todo está escrito: «el ciervo come hierba, y el león come ciervo». Pero cuando algo inesperado ocurre, como que el ser humano domine el mundo, la Balanza se descompensa y el libro debe reescribirse."

Hugo no es un joven más, es un guardián del Equilibrio que debe vigilar junto con otros guardianes más de otros países unas grandes amenazas que pueden destruir el mundo. Hugo se enfrentará a todo tipo anécdotas en su nueva vida independizado de su familia, aprenderá a confiar por el mismo en la gente, a pensar por él mismo y tomar sus propias decisiones a pesar de las consecuencias.

La ambición del ser humano casi siempre es lo que ha movido y provocado los sucesos más catastróficos del mundo y esa es la razón de ser del equilibrio o desequilibrio de la balanza de esta historia, de la humanidad.

Una historia que nos hace pensar, que te mantiene enganchada a la lectura, es realmente adictiva. La sociedad actual se mueve por valores muy poco sociales y la ambición es una de ellas. Guerras y conflictos bélicos son hechos provocados por la acción humana y este libro, aunque lleno de fantasía, se basa en eso.

Las amenazas de la humanidad muchas veces las provocamos nosotros mismos. Los personajes de la historia son fascinantes y sorprendentes con los poderes de cada uno de los guardianes y con la ambición de muchos otros. La evolución y madurez de Hugo será, también, parte de la historia.

En resumen, una novela fantástica, original, que te mantiene intrigada y que te sorprende hasta con el final, el cual te provoca continuar leyendo pero no hay más, por lo menos por ahora. Habrá segunda parte y yo tengo ganas. Una novela imprescindible y editada por una pequeña editorial (Shalakalibros, una editorial que viene de la mano de dos personas a las que admiro por la labor que han llevado a cabo con su librería Shalakabula, en Mislata) a la que deseo mucha suerte en su andadura, así como al autor, Alberto Porta, del que no he dicho que es su primera novela, así que enhorabuena por tan fabulosa historia.

Primeras páginas:


El booktrailer:


P.D.: Sólo un inconveniente y es que tiene algunas erratas ya no se si de imprenta o provocadas por otra causa a lo largo del proceso de edición y espero que haya una segunda edición que lo solucione.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada