jueves, 15 de mayo de 2014

En un rebaño siempre hay una oveja negra, pero ¿será mala?

El rebaño
La Fragatina, 2014

Ser oveja es fácil: todo lo que hay que hacer es pasear, comer, dormir y ayudar a dormir. Pero, ¿qué sucede cuando una del rebaño no quiere hacer su trabajo?


Margarita del Mazo nos deleita con una historia divertida y llena de tópicos, refranes y tradiciones y con un transfondo que ni a los adultos nos dejará sin palabras. Además, Guridi le añade ese toque creativo que nos hace introducirnos más en la historia.
Pues eso, imaginaros que cada persona tiene un rebaño y este rebaño lo forman unas ovejas que se dedican a saltar por la noche mientras cada dueño del rebaño va contando y se va quedando dormido. 

Pero, en el rebaño de Miguel todo parece perfecto hasta que una oveja, la cuatro, no quiere saltar. Las ovejas compañeras le dicen que eso no puede ser que su deber es saltar como todas, que esa es su función en el rebaño pero que no y no, que no salta. Y,  mientras, ¿qué pasa? Pues esta claro, que Miguel no puede dormir y menudos ojos se le ponen. 
No os he dicho algo importante, esta oveja era negra y es que en un rebaño, como en una familia, como en un grupo de amigos, como en casi todo, dicen que siempre hay una oveja negra, pero esa oveja negra, consideráis que es mala o simplemente se siente atrapada y quiere disfrutar de hacer otra cosa que más le guste.


Pero la oveja recibirá una carta muy oportuna y dará un salto increíble, eso sí, ya no volverá a aparecer más y Miguel tampoco necesitará contar ovejas nunca más, ¿por qué será?

Una historia para ser contada como seguro lo hace su autora, Margarita del Mazo, y para hacer reír a todos.
Las ilustraciones de Guridi sorprenden por muchas cosas, pero entre las que más, está el fondo diferente entre los distintos mundos, el de las ovejas y el de Miguel. El de las ovejas es claro y limpio, mientras que el de Miguel es de color más oscuro. Podemos pensar que el ilustrador ha querido pintar la noche en las páginas de Miguel, pero también su confusión. Pero lo más importante es que nos ayuda a trasladarnos de espacio en la historia.

No os diré donde termina la oveja pero las ilustraciones de Guridi dan una buena pista con esos fondos de los que os hablaba anteriormente.

Tampoco os perdáis esa última guarda imprescindible.

Un libro fantástico que sin temor a equivocarme seguro que os hace pasar un gran momento en familia o en el cole, pero, eso sí, si viene de la boca de la magnífica autora, eso debe ser impresionante.

Un libro-álbum que me ha encantado.
Os recomiendo otras entradas en otros blogs sobre este libro:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada