lunes, 2 de diciembre de 2013

A María se le olvida todo por eso le llaman María Olvido

"Para María ponerse el jersey o cerrar la puerta no eran cosas importantes y por eso olvidaba el cepillo en la nevera o el camisón en la despensa. Así que la llamaron María Olvido.
Pero un día su padre tuvo que hacer unos recados y le encargó a María unas tareas. Entonces pasó lo nunca visto.
Si todo el mundo olvidara sus tareas, ¿qué pasaría?"

María Olvido es una niña como cualquiera, aunque con una particularidad se le olvida todo, todo y todo. Que si no cierra la puerta, que si sale a la calle sin el jersey con el frío que hace, que si se dejaba el cepillo del pelo en la nevera,... Todo era un olvido por eso ya ni llamaban María Olvido, ahora era Olvido a secas.
 

Todo eso pasaba hasta que su padre un día la tuvo que dejar sola porque tenía que hacer unos recados. Toda una aventura pero no había otra. Le dejo todas las tareas apuntadas en un papel, pero ¿se acordaría de dónde estaba ese papel? (Creo que los lectores lo sabréis)

El padre cuando llega descubrirá que la niña no había hecho nada de lo que había anotado y la casa era un desastre. Al día siguiente, cuando la niña se despierte, la casa continuará siendo un desastre, incluso el olor a goma quemada, el agua que corría por el pasillo,... le sorprenderá. Y es el que padre ha decidido no hacer nada, ni acordarse de nada, a ver si así la niña se intentaba acordar de las cosas importantes y de las menos importantes.

Un relato donde os podéis sentir identificados y es que los olvidos de los niños, a veces, son una excusa porque no llegan a prestar mucha atención a lo que se dice. Aunque, eso es aplicable a niños y a adultos.

En este caso, Raquel Díaz Reguera nos sorprende sólo siendo la autora del texto y le acompaña en las ilustraciones Evangelina Prieto.

Me encanta la dedicatoria de Raquel Díaz Reguera porque nos da una idea de cómo surgió la historia:
"A mi hijo Pablo y a sus olvidos, que sumados a los míos, hacen que nuestra casa parezca hechizada por el encantamiento de «cualquier cosa puede estar en cualquier sitio».
Las ilustraciones de Evangelina Prieto son muy simpáticas, al mismo tiempo que tiernas. En un fondo blanco, dando a la imaginación el resto del espacio donde se mueve María pero con pistas por todo lo que le rodea. Además, la ilustración hace un papel muy importante porque nos va mostrando acciones y objetos importantes en la historia como la desaparición de la nota donde estaban todas las tareas apuntadas.
En el blog y web de la ilustradora podréis ver vosotros mismos la calidad de esta artista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada