martes, 5 de noviembre de 2013

"Martín, de grumete a capitán" o como hacer de tus aventuras algo real

Arianna Squilloni
"Arrecia la tormenta en casa de Martín: su hermana Beba se ha perdido en los mundos que se esconden en un oscuro cajón. Pero él y su fiel aliado, el capitán Tartallona, acudirán al rescate de Beba enfrentándose al mayor de los peligros. Sí, quizás Martin sea solo un grumete, pero en su barco él es quien manda."
Un cómic o novela gráfica donde la aventura está servida en la imaginación de un niño, Martín, que ira en busca de su hermana, hablará con su muñeco de siempre, el capitán Tartagliona, y le aconsejará como debe deshacerse del terrible monstruo.

Así comienza, fijaros en los detalles

Esta es una historia que todos los que hayamos leído relatos de aventuras como La Isla del tesoro (¿quién se anima a buscarla dentro de este álbum?) y recordemos cuando nos imaginabamos (o imaginamos) en un barco como un capitán dirigiéndonos a un viaje y una aventura nueva, nos sentiremos identificados con la imaginación que transmite Martín. Ya sea con un muñeco o sin él, Martín vive aventuras sin cesar, su mente no deja de crear aventuras increíbles, hasta que una la vivirá realmente. ¿La queréis descubrir?

El texto aventurero de Arianna Squilloni necesitaba de un acompañante visual igual de aventurero e imaginativo y creo que David de las Heras ha realizado unas ilustraciones perfectas: las alas que le pone a Martín cuando nada más empezar el libro tiene que salvar a su hermana (del horno y de su madre, jejeje), cuando aparece el padre vestido como un pirata, la espada que le entrega el capitán que al final cambia un poco de aspecto y parece un alfiler... 
Ese cambio de color de la realidad a su ficción o a su aventura. ¡Magnífico!
Ese paso de las estaciones con cambios de colores, ¡ideal!
En definitiva, no os lo perdáis.

Cubiertas del libro

Toda una gran aventura que vivirá en su cajón de los secretos. ¿Terminará con el monstruo? ¿Recuperará a su hermana?
A partir de ahora todos a imaginar aventuras porque la fantasía no puede cesar nunca, es lo que nos mantiene vivos y lo que hace que nuestra creatividad para trabajar o para vivir nos mantega despiertos.

Si queréis ver más del interior aquí.

Y hasta aquí Martín y yo nos despedimos hasta la próxima aventura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada