lunes, 11 de noviembre de 2013

Una promesa puede cambiar el mundo. ¿Me lo prometes?

Milrazones, 2013

Un libro-álbum que empieza de una manera muy triste y puede que por ese sentimiento no os animéis a continuar pero dadle una oportunidad porque siempre hay una esperanza en la vida para cambiar lo negativo.
Y es que esta niña que veís en la portada vivía en una ciudad gris y triste, y se dedicaba a robar carteras.
Un día, esta joven se encuentra con una anciana a la que decide robarle el bolso en el que se imagina todo el dinero que puede haber. En un callejón, le estirará el bolso pero la anciana no lo soltará hasta que le haga una promesa:
"Si me prometes que las plantarás, lo suelto"
La niña lo soltó y la anciana sonrió. La protagonista -que nos cuenta la historia en primera persona- no entendía nada y solo deseaba abrir el bolso y ver lo que había dentro. Cuando lo abrió la sorpresa fue enorme ya que solo habían bellotas.
Sorprendida, entendió la promesa y decidió plantar ese bosque que tenía entre sus manos.
Así hizo, plantó por toda la ciudad y otras que le siguieron millones de bellotas que crecieron y animaron a toda la ciudad. La ciudad cambió, su gris ya no existía, los balcones lucían esplendidos con plantas y colores. La alegría volvió a la ciudad y la naturaleza era su protagonista.
"Un libro del que podemos aprender mucho a cuidar nuestro entorno y a cómo cambiarlo si queremos porque poder podemos. 
Con una sencillez y lirismo conmovedores, Nicola Davies evoca una poderosa visión de un mundo donde la gente y la naturaleza viven en armonía. Las delicadas ilustraciones de Laura Carlin retratan el viaje de una joven ladrona en un entorno duro a la belleza y la vitalidad de un mundo cambiado. Es una historia con un notable mensaje “verde”."

Aquí tenéis a la autora narrando el libro:


Una promesa que se repetirá como lo podréis ver en el libro. ¿La hacemos todos?

En Los Cuentos de Bastian tenéis más información de este álbum que nos anima a cambiar el mundo.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada