lunes, 7 de octubre de 2013

Conociendo algo más que ilustradores: Arnold Lobel


Arnold Lobel es un escritor e ilustrador de los que podríamos denominar imprescindibles y clásicos dentro de la literatura infantil.
Historias llenas de humor, simpáticas para divertir a niños y padres y, a la vez tiernas, emocionantes y melancólicas.
Os recomiendo visitar la página de Pep Bruno donde nos habla de él y de los libros de este autor.



Entre uno de ellos  -os recomiendo todos, pero por escoger-: Búho en casa (reseña de Félix Albo en Biblioteca de los Elefantes), las historias de Sapo y Sepo o Historias de ratones, son más que imprescindibles.




Hoy, os recomiendo especialmente, Búho en casa (Ekaré) que incluye cinco historias a cual más divertida.

- "El invitado"
Búho invita a pasar al invierno y le arma una buena en casa hasta que lo echa por mal invitado.

- "Bultos extraños"
Dos bultos en la cama que por su lógica son sus pies, pero él no puede dormir, aunque el texto y las ilustraciones nos explican que es obvio que son los pies.

- "Té de lágrimas"
Se pone a pensar en cosas tristes para llorar y conseguir las lágrimas: sillas con patas rotas, canciones que no se pueden cantar porque las letras han sido olvidadas, cucharas que han caído detras de la estufa y nunca más seran encontradas, relojes que se han detenido y no hay nadie cerca para darles cuerda... cosas realmente aburdas pero que consiguen hacer llorar al búho."Está un poco salado pero el té de lágrimas siempre cae muy bien".

- "Arriba y abajo"
El búho intenta estar en sus dos partes de la casa a la vez, pero por muy rápido que sube y baja no hay respuesta de su otro yo. Así que decide quedarse en el medio de la escalera. "Cuando estoy arriba no estoy abajo. Y cuando estoy abajo, no estoy arriba". Buf!!

- "Búho y la luna"
Búho contempla las olas y luego ve salir la luna. La luna cada vez era más grande y subía más alto. Y el búho dice, si yo te estoy mirando entonces tú me debes estar mirando a mí también. Seguro que somos muy buenos amigos. El búho se despide pero, claro, en su recorrido a casa, él siempre ve a la luna y se cree que la sigue y lo quiere acompañar a casa. Aparecerá una nube y la echará de menos, pero de pronto volverá a aparecer. 



Historias recomendables para leer en voz alta y pasar una buena tarde o para antes de ir a dormir una de estas cinco historias. Como ocurre con Historias de ratones también podréis contar un relato cada noche. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada